5 cuevas en España que probablemente no conocías

Aunque no lo creas, por muy grande que sea España en la superficie, tiene otro mundo espectacular debajo. Las estructuras que la naturaleza ha conseguido construir lentamente bajo tierra a lo largo de millones de años sin la ayuda del hombre son realmente impresionantes, por eso hoy nos adentramos en lugares tan mágicos como las cuevas y grutas y nos maravillamos con las formaciones de estalactitas y estalagmitas de su interior.

Hemos seleccionado 5 cuevas para que las visites, que no son demasiado conocidas, que te sorprenderán y harán las delicias de tus compañeros de viaje, ¡tanto niños como adultos!

1. Gruta de las Maravillas

En el corazón de la localidad de Aracena, en la sierra del mismo nombre situada al norte de la provincia de Huelva, se encuentra un sistema de cuevas descubierto por un pastor local en 1886. La Gruta de las Maravillas se abrió al público en 1914, por lo que fue la primera cueva turística de España, y hoy en día los visitantes pueden contemplar 1.200 metros de cuevas divididos en dos niveles.

Aunque los pasadizos de la gruta son muy estrechos y oscuros, es un paseo fácil y agradable. Además, a lo largo del recorrido se pueden contemplar varios lagos subterráneos con magníficas aguas tranquilas que fluyen entre las rocas.

2. Grutas del Águila

Situadas en el valle del Tiétar, al sur de la provincia de Ávila, estas cuevas fueron descubiertas por casualidad en la Nochebuena de 1963. Cazadores de la zona se adentraron por un estrecho túnel en la ladera sur de la Sierra de Gredos para descubrir la cueva. Sólo han pasado 53 años desde que se descubrió la cueva, pero se calcula que tiene aproximadamente 12 millones de años.

Las estalactitas que cuelgan del techo son un verdadero espectáculo digno de ver, sobre todo en los meses de otoño. Resulta curioso encontrar bóvedas naturales tan bellas en una zona con tanto granito como la Sierra de Gredos, que también merece la pena conocer de paso.

3. Cueva del Soplao

Descubierta en 1908 pero no puesta a disposición del público hasta casi 100 años después, en 2005, la Cueva del Soplao cuenta hoy con más de 12 kilómetros de cuevas de una belleza sin igual.

Además de las estalactitas y estalagmitas, El Soplao posee la mayor concentración de helictitas «excéntricas» del mundo. Estas excéntricas tienen un nombre muy apropiado, ya que son estalactitas que crecen en cualquier dirección y nadie sabe realmente cómo ni por qué: uno de los mayores misterios de la naturaleza.

4. Cuevas del Hams

Las Cuevas del Hams, en Manacor en Mallorca, se formaron hace millones de años a partir de un río subterráneo que desembocaba en el mar y fueron descubiertas accidentalmente en 1905. El nombre proviene de las formaciones ramificadas que se asemejan a anzuelos (hams en la lengua local mallorquina).

En su interior hay un lago subterráneo llamado «El Mar De Venecia», donde se realizan espectáculos audiovisuales, y espectaculares formaciones de estalactitas y estalagmitas tan impresionantes como en las vecinas Cuevas del Drach.

Horario de apertura: Otoño-invierno, la primera visita empieza a las 10h y la última a las 16h; en primavera la última empieza a las 16.30h y en verano a las 17h.

5. Cueva del Tesoro

La llamada ‘Cueva del Tesoro’ se encuentra en el Rincón de la Victoria de Málaga, a pocos kilómetros del mar. Es una de las 3 únicas cuevas marinas de todo el mundo, la única de Europa (las otras dos se encuentran en Asia y América) y la única que se puede visitar.

La cueva es pequeña pero seductora, y si no hay demasiada gente el silencio en la cueva es impresionante. El nombre proviene de un mito que dice que allí hay un tesoro escondido. Esto, unido al hecho de que uno de los buscadores de tesoros murió allí durante una detonación, confiere a la cueva cierto aire misterioso.

Deja un comentario